Do you believe in love after love?

¿Será mejor ser prudente o arriesgarse?


Muchos de los artistas que ustedes aman existen hoy gracias a la
inigualable cantante Cher. Eran finales de los noventa y nadie creía
en «Believe» (es decir, «no one believed in Believe» juas). La canción había
rodado de aquí para allá sin que nadie la grabara. Hasta que llegó
a manos de Cher.

Dicen que a algún ingeniero —Tal vez me equivoco en esto, así que pueden corregirme— se le ocurrió ponerse a molestar, jugar, «jurunguiar», experimentar con una herramienta del programa de edición de audio y notó que si ajustaba algún parámetro en cero —nuevamente, pueden corregirme— la voz sonaría robótica, con eco, como de extraterrestre.

No sé a quién le tocaría «el chicharrón» de decirle a Cher pero está en mi lista de personas que no quiero ser.

El caso es que al fin le dijeron y, cuando alguien sugirió que le quitaran el efecto, las palabras de Cher fueron:

—Sobre mi cadáver.

Así que todo lo grabado antes de 1998, sin Autotune, puede considerarse música… ¿Y lo reciente? I really don’t think you’re strong enough.

Bueno, esa discusión se la dejo a gente que sí sepa. Por ahora, me conformo con compartirles lo que aprendí de esta historia:

  1. Si no te arriesgas, de plano ya perdiste dos nominaciones al Grammy y quién sabe qué oportunidades más.
  2. Siempre habrá alguien que tenga que dar «malas» noticias. Si te toca, solo asegúrate de no estar en medio del fuego cruzado.
  3. Hazlo, igual te van a criticar.

PD: ¿Ya se te pegó la canción?